Home > Gestión del Talento, RRHH Blog > ¡¡Qué difícil es esto de mandar!!

¡¡Qué difícil es esto de mandar!!

No sería la primera vez que en un curso o seminario escucho frases como esta. Pero sobre todo, lo más preocupante es cuando el alumno reconoce que le parece difícil aplicar las técnicas y métodos para dirigir eficientemente a sus colaboradores.

Ese es el primer paso antes de tirar la toalla.

Por supuesto que es difícil dirigir personas. Eso nadie lo duda.
Cualquier cosa que uno se proponga puede conseguirla con tesón y constancia.

Claro que es más fácil decir que la cuestión es difícil y pasar a otro tema y seguir dirigiendo a nuestros empleados como el “sentido común”, nos da a entender.

Hay ese sentido común, que a tantas personas traiciona.

El denominado sentido común, que aparentemente todo el mundo aplica, en ocasiones no parece tan común.

Cuántas veces hemos visto a un empleado o directivo hacer algo, que el supuesto sentido común hubiera prohibido. Entonces… ¿Dónde está su sentido común? El sentido común, no es tan común como parece.

Sin embargo, dedicamos horas a la lectura de libros, manuales y artículos para dirigir correctamente. Algunos son unos excelentes teóricos, pero pagaría porque sus empleados me dijeran como ejecuta sus teorías.

De nada sirve conocer la receta de la paella, si uno no está dispuesto a ponerse delante de los fogones y cocinarla.

No digan que es difícil. Intenten aplicar sus conocimientos y verán que “la cosa”, no es tan compleja como aparenta. Entonces podrán dedicarse a lo que verdaderamente nos interesa; alcanzar nuestros objetivos, ofrecer productos y servicios adecuados a nuestros clientes, mejorar nuestros procedimientos y métodos de trabajo, etc.

Ya suponemos, que son unos buenos conocedores de su trabajo, pero ¿Alguien les ha preparado para conducir personas? El conocimiento sin aplicación es mero conocimiento y está muy bien para una tertulia o para demostrar sabiduría pero nada más, sino se aplica.

En uno de los cursos que impartí en una fábrica, uno de los encargados no cesaba de preguntarme técnicas para motivar a sus operarios; reducción de jornada, flexibilidad de horarios, compaginar la vida laboral con la familiar, participación en los beneficios.

Mi respuesta fue simple pero clara. “Intente no gritarles y no perderles el respeto como he visto hace unos minutos en la planta”.

Pero claro, eso tal vez era muy complicado de hacer.

Miguel Ángel Aguirre http://www.empresarios-as.com  escuelaarrobaenae.net

Autor del libro: “La Dirección revolucionaria. Preguntas que todo directivo debería formularse para ejercer una dirección eficaz” Director y profesor de ENAE (Escuela de Negocios y Administración de Empresas

  1. No comments yet.
  1. No trackbacks yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: