Home > Gestión del Talento, RRHH Blog > El sordo y la sombra

El sordo y la sombra

Tuve el gusto de conocerlo en persona. Ya había leído la autobiografía de Michael Dell pero el encuentro estuvo mucho mejor.

La Coparmex me había invitado de moderador de preguntas en la conferencia de Dell y entre ellas filtré una de las mías. ¿Michael, al principio alguien te dijo que tu idea de vender directo computadoras, sin el canal tradicional de las tiendas, era una locura? Me contestó sonriendo: mucha gente, pero decidí no escucharlos, los ignoré.

Dell –actualmente de 39 años de edad- tiene una fortuna estimada de 18 mil millones de dólares –compara esta cifra con las reservas de dólares de México-, y su negocio recurrentemente gana cerca de la mitad de las utilidades de la industria a nivel mundial. Sus palabras tienen que ser tomadas muy en cuenta.

Sus palabras exactas fueron: I didn’t listen to them.

I didn’t listen to them. I didn’t listen to them.

Y aquí las palabras retumbando en mi interior. Recordándome constantemente que me conviene escucharme a mi mismo, ser valiente en lo que quiero, y ser consistente en mis acciones. Atreverme a ser.

Eso de estar sordo me recuerda a los pleitos de niño donde como recurso te cubres las orejas cantando: yo no oigo soy de palo, tengo orejas de pescado.

Suena como un viejo cliché el decidirse a ser uno mismo, a diferenciarse, alejarse del comportamiento de las masas y del centro de la curva de la distribución normal; pero es raro que nos atrevamos.

Ejemplos de algunas “locuras” que resultaron éxitos de mercado.

Un canal de noticias de 24 horas al dia – CNN-, Ted Turner.

Un servicio de paquetería de un día para otro -Federal Express-, Fred Smith.

Campeón del mundo en golf a pesar de la discriminación y de que no lo dejaban jugar en algunos campos porque su color de la piel, Tiger Woods.

Irse a Estados Unidos siendo una actriz poco reconocida y convertirse en celebridad mundial, Salma Hayek.

Crear un software que compita con Microsoft y que además sea gratis, Linus Torvalds.

Lanzar un producto nuevo – Walkman Sony- que no tiene aceptación en el mercado, según las encuestas iniciales de investigación, Akio Morita.

Una cadena mundial de cafés con precios altos- Starbucks-, Howard Schultz.

Ah, y el fracaso. Podrás decirme que es fácil hablar de los exitosos y que no menciono los fracasos de gente que “no oye” y que sigue adelante con lo que podrían considerarse locuras.

Pero no cito los fracasos porque no me bastaría el espacio del periódico completo que tienes en tus manos. Los fracasos son numerosos pero también son pasos necesarios en el camino al éxito.

Las cifras varían según la fuente: 1 de cada 5 negocios se muere antes de los tres años; por cada éxito mayor ocurren 9 fracasos; las probabilidades de éxito de un negocio nuevo son de 25%, y así sucesivamente.

De ahí el éxito de las franquicias. Son modelos de negocio ya probados que se replican y que por lo tanto tienen índices de fracaso menores.

Pero es mucho más interesante la creación de la franquicia, el del negocio 0 del cual surge el concepto.

El obstáculo para escuchar esa voz interior que nos libera y nos dice que sigamos adelante con lo nuestro, es otra voz interior a la que algunos se refieren a la Sombra.

Y La Sombra es algo serio.

La Sombra es esa parte interna que nos tiene atados a una realidad que no queremos. Se encarga de sabotear, bloquear, frenar.

Nos impone a hacer cosas que no son buenas para nosotros e impide la autoafirmación, y no se diga la autorrealización.

La Sombra nos hace ser candiles de la calle y oscuridad de la casa; no nos deja desarrollar nuestra parte creativa ni incorporarla a nuestra vida cotidiana.

Es truculenta porque nos referimos a ella como si fuera una entidad fuera de nosotros mismos y por eso evadimos la responsabilidad de enfrentarla.

Desde Freud y Jung, con su énfasis al subconsciente, La Sombra ha sido muy estudiada, pero una tesis en particular que proviene de la rama de Psicología Evolutiva viene al caso.

La Sombra tiene una explicación relacionada con la programación genética.

Es producto de los miles de años que el humano tuvo que lidiar para sobrevivir a la intemperie y enfrentar a un mundo físicamente hostil.

Pertenecer a un clan y fusionarse con el grupo era la única forma de no morir. Y por eso, entre otras cosas, hay una propensión humana para pertenecer, estar afiliado y ser similar a los demás.

Si se era demasiado original, vistoso o creativo, se ponía en juego la pertenencia a la tribu y por andar de novedosos y arriesgados, se corría el riesgo de quedar aislado y por ende, sentenciado de muerte.

Y abundan casos a través de la historia: a Sócrates lo mataron, Galileo se salvó por astuto y Van Gogh fue segregado; ellos eran “diferentes”.

Esto puede explicar parcialmente el borreguismo, la programación de las personas para que hagamos lo mismo, la obsesión por ser “normal”y comportarse como la mayoría.

El mundo está lleno de copias pero los grandes logros vienen de los originales y de la explotación de nuevos nichos. Es poca la gente que se atreve a ser ella misma y vencer a La Sombra.

Casi todos sabemos que si hiciéramos “x” o “z” y dejáramos de hacer “h” y “j”, nuestra vida podría cambiar por completo. Pero La Sombra nos tiene dominados.

La Sombra desaparece con luz y con la claridad.

Claridad en reconocerla porque así se le puede declarar la guerra, o como dirían los gestaltistas, podría apropiársele de su fuerza e integrarla para utilizarla a nuestro favor. Y esto es una disciplina de día con día.

I didn’t listen es una frase poderosa que si llega en el momento adecuado, puede ser un catalizador y un disparo para romper la inercia que acaba por convertirse en entropía.

I didn’t listen parece gritarnos una invitación a rescatar sueños enterrados y darles vida a viejos o nuevos anhelos.

El privilegio de toda una vida es ser uno mismo

Horacio Marchand – horacioarrobahoraciomarchand.com

MBA (Universidad de Texas en Austin, 1991), Lic. Administración de Empresas (ITESM, Campus Monterrey, 1980)

Advertisements
  1. No comments yet.
  1. No trackbacks yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: