Home > Inteligencia emocional, RRHH Blog > Inteligencia emocional. Una visión de conjunto.

Inteligencia emocional. Una visión de conjunto.

Definición

Es conjunto de habilidades de procedencia psíquica que influyen en nuestra conducta, tales como: La autoconciencia, el autocontrol emocional, y la empatía. El objetivo es la comprensión de las emociones del individuo, sin necesidad de conocerla por medio de la palabra. Dotar de inteligencia a la vida emocional de éste, por medio del control de las emociones para utilizarlas en beneficio propio y de los demás. El supuesto de partida del presente modelo es poner énfasis en que nuestras decisiones y nuestras acciones depende tanto de nuestros sentimientos (Inteligencia emocional I.E.) derivados de nuestra educación para el control de la mente emocional, como de nuestro pensamiento (coeficiente intelectual C.I.), determinado éste por nuestras aptitudes biológicas, La psicología actual pone énfasis en la importancia de los hechos objetivos derivados de la conciencia interna del individuo. De modo que los pensamiento más, o las emociones, implican hechos, acontecimientos, siendo éste el modelo valido actualmente, donde lo importante es el hecho final. La importancia de éste conjunto de competencias radica en la satisfacción que los individuos tienen, tanto consigo mismo como con el desarrollo de sus labores profesionales de la forma más eficaz.

Se define como un conjunto de habilidades de procedencia psíquica que influyen en nuestra conducta, tales como: autocontrol de los impulsos y estado de ánimo, entusiasmo, automotivación, empatía, autoconciencia, perseverancia, agilidad mental, interaccionar con los demás satisfactoriamente; son las principales habilidades derivadas de esta forma de inteligencia, la emocional. Se podría estudiar una a una las habilidades aquí enunciadas, pero nos concentraremos en la autoconciencia, autocontrol emocional y la empatía. La autoconciencia es una habilidad que nos permite controlar nuestros sentimientos y adecuarlos a las circunstancias del momento. El autocontrol emocional, es la capacidad para demorar la gratificación momentánea y sofocar la agresiva impulsividad, y por último, la empatía, es la posesión de sensibilidad psíquica para detectar las señales externas que nos indican lo que necesitan o quieren los demás. El objetivo es la comprensión de las emociones del individuo, sin necesidad de conocerla por medio de la palabra.

La omega de ésta forma de inteligencia en la vida práctica y con respecto al individuo, sería de dotar de inteligencia a la vida emocional de éste, por medio del control de las emociones para utilizarlas en beneficio propio y de los demás. Se debe tener presente que el descontrol emocional implica perturbaciones interna de la persona. El control de las emociones, objeto de éste modelo, es superar los defectos de nuestra voluntad.

El supuesto de partida del presente modelo es poner énfasis en que nuestras decisiones y nuestras acciones depende tanto de nuestros sentimientos (Inteligencia emocional I.E.) derivados de nuestra educación para el control de la mente emocional, como de nuestro pensamiento (coeficiente intelectual C.I.), determinado éste por nuestras aptitudes biológicas, es decir, por nuestra mente racional. El objetivo del modelo es combinar ambas virtudes en equilibrio. El equilibrio entre mente racional (neocortex) y mente emocional (límbico) se encuentra en conocer su funcionamiento para poder controlarlo y por consiguiente utilizarlo en nuestro beneficio. Las emociones influyen en las operaciones de la razón, y ésta ajusta y filtra las operaciones procedentes de las emociones. El control de la mente racional resulta esencial para que el modelo funcione, filtrar las operaciones emocionales, y controlarlas, es la omega del modelo.

Una vez llegado ha este punto pondremos la atención sobre el coeficiente intelectual (C.I.). Es una capacidad innata del individuo, y por consiguiente es una aptitud de la persona. Las valoraciones realizadas en la determinación del C.I., se restringe a habilidades lingüísticas y matemáticas, siendo justamente éstas la limitación o restricción que el C.I. presenta. No considera el conjunto de habilidades emocionales derivadas del modelo de inteligencia emocional.

Resultando en el campo de la relaciones laborales cada día más determinante éste último apartado. El C.I es una aptitud determinada por la biología del individuo, es algo innato, cuyos límites no van más allá de la capacidad para adquirir habilidades lingüísticas y matemáticas. En este caso el C.I. es determinante en un 20 por ciento de los casos en el campo de las relaciones laborales, en el resto son otros factores objeto de estudio de la I.E., los que determinan el destino del individuo. La importancia final tanto del C.I. como de la I.E., es que permitan enfrentarnos de la forma más satisfactoria posible a las vicisitudes de la vida. Y ésta es sin duda la gran restricción del C.I.

La psicología actual pone énfasis en la importancia de los hechos objetivos derivados de la conciencia interna del individuo. De modo que los pensamiento más, o las emociones, implican hechos, acontecimientos, siendo éste el modelo valido actualmente, donde lo importante es el hecho final.

El individuo a lo largo de su vida adquiere un conjunto de competencias, de destrezas que somos capaces los individuos de alcanzar tanto sensitiva como intelectualmente a lo largo de nuestra vida. La importancia de éste conjunto de competencias radica en la satisfacción que los individuos tienen, tanto consigo mismo como con el desarrollo de sus labores profesionales de la forma más eficaz. Para hacer uso del modelo, condición necesaria, es que el individuo conozca sus sentimientos y que sepa reconocerlos, determinantes éstos en la dirección que da la persona a su vida.

No debemos dejar a un lado, que la educación emocional de nuestros hijos desde su más tierna infancia es factor elemental y básico en la aplicación de un modelo que pretende hacer que las emociones nos resulten útiles en nuestra vida cotidiana, laboral y nos conduzcan al éxito a nosotros y con respecto a nuestros hijos.

Manuel Ricardo Blázquez Rueda – manuel_blazquez_ruedaarrobahotmail.com

Alumno de la Universidad Pablo de Olavide , Sevilla.  Carrera: Diplomatura conjunta de Relaciones Laborales y empresariales.

Advertisements
  1. No comments yet.
  1. No trackbacks yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: