Home > Administración de RRHH, RRHH Blog > Estudios universitarios más certificaciones profesionales, ¿una evolución lógica?

Estudios universitarios más certificaciones profesionales, ¿una evolución lógica?

Por Ricardo Santiago Cachero

Hace unos días oí decir a un profesor (de tutorías) de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la UNED que el cambio de los planes de estudio para adaptarlos al Plan Bolonia es, entre otras cosas, una reducción de costes, e incluso se atrevía a dar una cifra … de un 20%. Claro, si las actuales (ya antiguas) Licenciaturas/Ingenierías Superiores tenían una duración de 5 años, y los grados tienen una duración de 4, hay un 20% menos de tiempo de contacto con la materia y por lo tanto un 20% menos de “materia que dominar” por el alumno.

Creo que no cabe duda de que esta aseveración es cierta, en el caso de las Licenciaturas e Ingenierías superiores. Los alumnos de los nuevos grados saldrán con un 20% menos de conocimiento teórico. Añadido a este recorte de conocimientos -y aún más importante, de potenciales “habilidades”-, está el tan mencionado dilema de si las carreras universitarias están adaptadas al mundo laboral, o si por el contrario tan sólo -y no es poco- sirven como un requisito imprescindible, como pasa con el Inglés, para acceder con garantías a dicho mercado.

En este sentido, y según un estudio publicado por una conocida empresa de trabajo temporal, a la pregunta “¿Trabajas en lo que has estudiado?” solo un 52% de los Universitarios consultados contestan que SI. ¿Qué ocurre entonces con el otro 48%? ¿Cómo son capaces de adquirir las habilidades necesarias para desarrollar una labor profesional para la que no han cursado estudios? A tenor de lo anterior, lo que queda claro es que hay algo en el actual mecanismo que no está engrasado al 100%, o bien cuando se elije carrera (ahora grado) se hace sin pensar en la salida profesional, o bien a quien le corresponda regular la oferta y demanda de carreras/grados no lo hace de la manera adecuada, o bien, y como se apuntaba en un párrafo anterior, da un poco igual la carrera/grado que se elija, pues sólo es una manera de pasar la primera criba para el acceso al mercado de trabajo.

A pesar de lo que al comienzo se menciona (reducción del 20% de contacto con la materia), si uno lee el Documento-Marco “La Integración del Sistema Universitario Español en el espacio europeo de Enseñanza Superior”, o lo que es lo mismo, el fin y objetivos del Plan Bolonia, se puede percibir, entre otras, la necesidad de adaptar la formación superior al mercado laboral. Lo difícil, entonces, es cómo conseguir la transformación de un entorno que hasta la fecha ha sido eminentemente teórico y se ha movido en mundo de los modelos, en algo práctico y aplicable “al día siguiente” en una empresa real.

En mi opinión, creo esto hace que nos planteemos las siguientes cuestiones: ¿Cuál es el fin último que alguien que desee cursar estudios superiores debe esperar? ¿Conocer teorías, modelos y tendencias sobre un cuerpo de conocimiento? ¿Realizar I+D? ¿Prepararse para un mercado laboral altamente competitivo? Bajo mi visión es una mezcla de todo lo anterior, y también, este último punto -prepararse para el mercado laboral- es el más descuidado en la actualidad. Gracias al mencionado plan Bolonia, y sobre todo a la mayor flexibilidad de sus planes de estudio, y la visión de algunas Universidades, cada vez es más común encontrarse con la posibilidad de acceder a certificaciones profesionales que sumadas al título oficial, creo que representan un valor añadido enormemente enriquecedor.

Entonces, ¿cuál es el valor diferencial de una certificación profesional?Precisamente estar desarrolladas y avaladas por profesionales y por ello tener un componente práctico elevadísimo. En este sentido sería como obtener el título oficial de Panadero a nivel teórico (conocer los ingredientes y la receta) y un certificado profesional a nivel práctico (conocer la manera más óptima de combinar los ingredientes en la receta).


Ricardo Santiago Cachero

Ricardo Santiago ha desarrollado toda su carrera profesional en el ámbito de las Tecnologías de la información y comunicaciones TIC, desempeñando diferentes labores desde la formación, investigación, hasta la dirección de proyectos.
Ha ocupado diferentes puestos de responsabilidad en el área de las TIC, desde la jefatura de área en I+D en Grupo SP, hasta la dirección de proyectos en CAPGEMINI España.
Actualmente ocupa el puesto de Area Manager para España, Portugal y Latino América en EXIN, con responsabilidad de los mercados de dichos países. Por último, Ricardo Santiago es miembro del itSMF España y secretario del JTC1/SC7/WG25 en su capítulo Español.”

Ricardo Santiago Cachero , Especialista en Tecnologías de la información y comunicaciones TIC

  1. No comments yet.
  1. No trackbacks yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: